Tabaquismo, adicción a la nicotina

El tabaco, que contiene nicotina, es originario de América, de forma que era utilizada por los nativos americanos para iniciar y mantener la adicción a la Nicotina. Los españoles llevaron el tabaco a Europa y rápidamente se difundió su uso extendiéndose la adicción a la nicotina.

El tabaco se consume de tres formas más comunes, una de ellas mascando las hojas, que libera nicotina, algunos carcinógenos y otras toxinas que pueden causar cáncer de la boca e inflamación gingival que son poco recurrentes; otra forma ocurre cuando se consume tabaco quemado, en forma de cigarrillos, que debido al humo que se originan y se inspira hasta las vías respiratorias y los alvéolos pulmonares, donde se produce el intercambio gaseoso de oxígeno inspirado y dióxido de carbono que se elimina hacia las vías respiratorias al exterior, el humo del cigarrillo no solo contiene nicotina, sino monóxido de carbono y unos 4.000 compuestos adicionales tóxicos y núcleos con capacidad carcinogénica.

En la otra forma se fuma el tabaco en pipas o en peras, que liberan mayores cantidades de nicotina en las vías respiratorias, por lo que estos fumadores no inspiran el humo hasta los pulmones, de tal manera que los efectos nocivos como el cáncer sean mucho menores y confinados mayormente a las vías respiratorias superiores.

En este caso la nicotina llega en concentraciones satisfactorias para el usuario, en las vías respiratorias.

En los Estados Unidos se estima que 450,000 personas mueren anualmente como consecuencia del tabaquismo. En Europa Occidental el tabaquismo ha disminuido. No así en Europa Oriental, donde la prevalencia se mantiene. En comparación, en Asia el consumo en el sexo masculino se mantiene, pero en el sexo femenino se está incrementando conforme el sexo femenino alcanza mayor independencia.

En América Latina y los Estados Unidos se advierte cierta declinación de la prevalencia, pero esta se mantiene en los jóvenes, tanto de sexo masculino como femenino. Durante años las grandes empresas fabricantes soslayaron el poder adictivo de la nicotina y obtuvieron las autorizaciones de las entidades reguladoras y se empoderaron en todos los mercados, siendo actualmente de las empresas más poderosas en el mundo.

La adicción a la nicotina tiene consecuencias acumulativas y en adultos y ancianos con más años de consumo se observan los efectos deletéreos en mayor proporción que en jóvenes. Se ha estimado que la adicción que mantiene el consumo que proporciona los efectos psicoactivos es regulada por los consumidores, a despecho de los efectos deletéreos de la adicción.

Efectos deletéreos de la adicción a la Nicotina

Entre los efectos deletéreos tenemos:

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, como consecuencia de inflamación de las vías respiratorias que se inician en los primeros años, acumulativamente progresa, ocasionando estrechamiento de las vías respiratorias pequeñas, destrucción de las paredes alveolares, ocasionando enfisema, que limitan el flujo respiratorio en un buen porcentaje de los fumadores. Si bien estos efectos deletéreos no se pueden revertir, se pueden detener y declinar con el abandono del cigarrillo.

Cáncer Pulmonar que incrementa en frecuencia progresivamente con los años de la adicción, siendo la causa más importante de cáncer pulmonar, relacionándolo con un consumo de una cajetilla de cigarrillos diariamente durante por lo menos 10 años, sin embargo esta relación no siempre se objetiva.

No solamente el tabaquismo se relaciona con cáncer pulmonar sino también con cáncer de faringe, labios, boca, esófago, vejiga, riñones, páncreas, estómago y leucemia micloide aguda. Esta amplia variedad se explica por la cantidad de compuestos cancerígenos en el humo de tabaco y de alguna forma se plantea sinergia en estos efectos con el alcoholismo.

Enfermedad cardiovascular, que es la segunda causa después de la Diabetes Mellitus, aumentando la probabilidad de infarto de miocardio; hay una sinergia en la causa de enfermedad cardiovascular, cuando el tabaquismo ocurre en pacientes hipertensos, pacientes con diabetes, pacientes con dislipidemias (colesterol, triglicéridos elevados).

El tabaquismo durante el embarazo es causa frecuente de rupturas de membranas, desprendimiento de placenta y puede afectar al bebé en formación. No olvidemos que los no fumadores expuestos al humo de tabaco en un ambiente ocupado por un adicto, aumenta el riesgo de adquirir cáncer de pulmón y de cardiopatías principalmente.

El tabaquismo, adicción a la nicotina, es una drogadicción que ocasiona un gran  impacto en la salud pública mundial, con más de 7 millones de muertos anualmente y un grandioso costo económico que debería prohibirse en beneficio de la humanidad.